lunes, 13 de diciembre de 2010

la amaría eternamente


la amaría eternamente
bajaría diariamente a su piel
y a su olor
como ritual de boda
como náufrago
la abrazaría definitivamente cada noche
y vestiríamos de fiesta
los domingos
paseando por los interminables parques
la amaría sin control de ningún tipo