jueves, 27 de agosto de 2015

El poder envilece

No andes por la vida
(como un estamento,

óyeme
yo soy el que susurra
(porquerías
a las
mujeres en los parques
y
era de los
que estaba en Plaza Wenceslao,

de eso hace ya
tiempo,

óyeme
la
poesía es cosa de infames
- el poder envilece -
seguro la posteridad nos
ignore,

Yo solo quería
olfatearle las piernas a la
(loca.





(de Poemas de acción y mujeres delgadísimas, 1992)